Según el informe publicado en octubre de 2019, por la empresa International Data Corporation (IDC) que es el principal proveedor mundial de inteligencia de mercado, la inversión en transformación digital directa se acercará a u$s 7,4 billones entre 2020 y 2023.

Indudablemente el mundo de la fabricación tal como lo conocemos esta viajando a un ritmo acelerado. Las producciones y las líneas de montajes en la grandes plantas industriales donde se produce a gran escala tienden a desaparecer. Cada día se exigen mas productos personalizados para la necesidad del cliente final, afirma Bazmi Husain para Forbes

Argumenta  que esta transformación digital de las empresas permite capitalizar los beneficios de las herramientas digitales como los sensores inteligentes, la computación en la nube e Internet para agregar valor a los procesos de fabricación existentes. La digitalización de un proceso de producción abre nuevas oportunidades al recopilar información significativa que se puede analizar para comprender mejor la condición de cada equipo individual. Los sensores en una máquina rastrean continuamente su estado y pueden alertar inmediatamente a los operadores en caso de una anomalía en los parámetros de trabajo.

La digitalización también permite a los operadores reaccionar a incidentes para mantener proactivamente sus equipos, evitando de esta forma tiempos de inactividad no planificados. Esto brinda a los fabricantes la capacidad de cumplir con plazos cada vez más exigentes, incluso producir una mayor variedad de productos.

Para poder llevar a cabo esta digitalización, es indispensable mantener actualizados los equipos y por lo tanto es necesario también una actualización tecnológica mecánica.. Equipos obsoletos, la no modernización y el no mantenimiento de las plantas industriales, impiden esta transformación digital.

Cuando una máquina o componente de una línea de producción está  en marcha, sus motores eléctricos, variadores electrónicos de velocidad, reductores, cojinetes, etc. deben estar en perfectas condiciones y contar con los elementos de control que anticipen posibles fallas.

Sin duda alguna, estos avances tecnológicos impulsan a una transformación digital que cambiará la forma de producir.

Fuente: Transpower SRL  IDC   Forbe